Una boleta es oro

La boletería para el segundo juego de la final está agotada desde la semana pasada, pero en las calles de Barranquilla la reventa está a la orden del día. Los hinchas de Junior están pagando más de $100.000 por una entrada.
Una boleta es oro

Lo que más se ve hoy en las calles de Barranquilla, son boletas para presenciar la final del fútbol colombiano en el estadio Metropolitano, este miércoles desde las 7:00 p.m., entre Junior y Equidad.

Durante el fin de semana, un ejército de revendedores casi que no permiten el tránsito normal de los vehículos en toda la puerta de las oficinas administrativas del club rojiblanco, en la carrera 57 con calle 74.

Cualquiera es objeto de la avalancha de revendedores ofreciendo las entradas a más del doble del precio de venta original.

La entrada de occidental pasó de $50.000, con el incremento indiscriminado de la directiva de Junior a su afición, a $90.000. La de oriental pasó a costar $60.000, cuando estaba en $40.000. Mientras que la de occidental numerada pasó de $60.000 a $120.000.

Cada vez que Junior llega a la final, los que sufren son los aficionados rasos, y el equipo simplemente se remite a decir lo siguiente mediante comunicado oficial de prensa: “Las 49.600 boletas elaboradas para el partido de la gran final entre Junior y La Equidad, fueron colocadas en los expendios tradicionales y autorizados. Así mismo, dentro de los acuerdos comerciales, barras, patrocinadores y clientes institucionales, se vendieron boletas para esta instancia final”.

Liga Postobón - Barranquilla